Misión cumplida

Hoy mis humanos lloran. No saben que yo recuperé mi verdadero nombre, ese nombre secreto que es el de nuestro espíritu más libre. Ojalá pudieran verme. Cambiarían la pena por sonrisas. Pero los humanos son así, siempre con los pies en un solo mundo. Lástima que ni Mervyn ni yo estemos cerca para explicarles cómo son realmente las cosas. Pero ya vamos a encontrar la manera de hacerles llegar un par de mensajes importantes. Estos años que compartimos con ellos los volvimos más sabios.Y les enseñamos cómo funciona realmente el más puro amor. Misión cumplida.Fotos pinamar y chile 025

Y ahora me voy. Mervyn me espera. Tenemos que perseguir esa mariposa… no, esa… no, esa otra…


Ola polar

ola polar

Y llegó el frío a Buenos Aires. UFA.


Todo tiene un límite

garras 1

garras 2

Mi buen amigo Mervyn es un gato realmente tranquilo. “Un tipo macanudo”, dicen de él nuestros humanos. Pero, claro, todo tiene un límite. En el caso de Mervyn, su límite son las polillas. En cuanto aparece una, ¡ja! La cosa se pone peluda. Hay que ver el espectáculo que es capaz de montar el felino más zen que haya conocido. Hay que ver cómo corre, refunfuña, repiquetea la cola, saca las garras… ¡Y qué garras! Hasta que, al fin, Mervyn las alcanza y puede cenar o almorzar o merendar polilla. Y entonces sí, vuelve la calma.


Las armas del cazador

cazadora

Cuando estamos cazando, los gatos somos capaces de ver a gran distancia y de seleccionar el detalle que nos interesa mientras el contorno se borronea hasta casi desaparecer, como si le estuviéramos apuntando a nuestra presa con el potente teleobjetivo de una cámara fotográfica. Aquí, por ejemplo, pueden verme aislando visualmente a mi próxima víctima: el potecito de yogur que está comiendo uno de mis humanos y que agita arriba y abajo mientras habla distraído por teléfono.


Stress tecnológico

Stress tecnológico


Perspectiva

te ignoro

Para mantener una verdadera perspectiva de lo que valemos, todos deberíamos tener un perro que nos adore y un gato que nos ignore.
Derek Bruce

(Aunque en mi opinión, queridos humanos, dos gatos que los ignoren es una ecuación más ajustada.)


Me quedé pensando…

me quede pensando

No, eso, que me quedé pensando. Todavía no se me ocurrió nada…