Misión cumplida

Hoy mis humanos lloran. No saben que yo recuperé mi verdadero nombre, ese nombre secreto que es el de nuestro espíritu más libre. Ojalá pudieran verme. Cambiarían la pena por sonrisas. Pero los humanos son así, siempre con los pies en un solo mundo. Lástima que ni Mervyn ni yo estemos cerca para explicarles cómo son realmente las cosas. Pero ya vamos a encontrar la manera de hacerles llegar un par de mensajes importantes. Estos años que compartimos con ellos los volvimos más sabios.Y les enseñamos cómo funciona realmente el más puro amor. Misión cumplida.Fotos pinamar y chile 025

Y ahora me voy. Mervyn me espera. Tenemos que perseguir esa mariposa… no, esa… no, esa otra…