Misión cumplida

Hoy mis humanos lloran. No saben que yo recuperé mi verdadero nombre, ese nombre secreto que es el de nuestro espíritu más libre. Ojalá pudieran verme. Cambiarían la pena por sonrisas. Pero los humanos son así, siempre con los pies en un solo mundo. Lástima que ni Mervyn ni yo estemos cerca para explicarles cómo son realmente las cosas. Pero ya vamos a encontrar la manera de hacerles llegar un par de mensajes importantes. Estos años que compartimos con ellos los volvimos más sabios.Y les enseñamos cómo funciona realmente el más puro amor. Misión cumplida.Fotos pinamar y chile 025

Y ahora me voy. Mervyn me espera. Tenemos que perseguir esa mariposa… no, esa… no, esa otra…


El regreso

El regreso

¿Hace dos años que no actualizo el blog? Uf, ni me di cuenta… El tiempo se pasa volando…


Enigmas felinos 1

¿Por qué el gato es el único animal doméstico que no aparece mencionado en la Biblia?


Un día agotador


Bienvenidos al cinco

Esta es mi casa. El departamento cinco de un edificio viejo y lleno de otros gatos vecinos. Comparto la casa con mi mejor amigo, Mervyn (ya se los voy a presentar).

Tengo una terraza llena de plantas, un techito de vidrio donde tomo sol a la mañana, dos sillones, una cama grande, una canasta de mimbre, dos placares, una caja de piedritas, un tacho con agua, dos con comida, siete juguetes, un lugar donde se guarda el atún de los días especiales, miles de libros, almohadones de varios tamaños, cinco lámparas que dan calor, una alfombra de pelo largo y dos humanos obedientes, cariñosos y mullidos.